Felices son los que obedecen a Jehová.

Felices los que hacen caso de sus recordatorios, los que lo buscan con todo el corazón.

Salmos 119:2