Jesucristo como sacrificio de pecados

Él es un sacrificio de reconciliación por nuestros pecados, pero no solo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

1 Juan 2:2