Padre de huérfanos y protector de viudas es Dios en su santa morada.

Salmos 68:5