Sean misericordiosos, así como su Padre es misericordioso.

Lucas 6:36