Categorías
Estudios bíblicos Preguntas bíblicas

¿Qué significa ser Santo?

La Iglesia Católica lleva muchos siglos utilizando el término “Santo” para referirse a un grupo de personas que reúnen una serie de requisitos que la propia Iglesia a establecido. Pero la palabra “santo” o “santidad” en la Biblia tiene un significado muy distinto y muy sencillo de comprender. Es más, ser santo de forma bíblica está al alcance de cualquier persona que aplique unos sencillos pasos. Veamos en qué consiste la santidad bíblica.

“Santo” en la Biblia

En la Biblia aparecen unas mil veces los términos santo, santa, santidad, santificar u otros relacionados. Eso significa que no es un tema que se toque de paso y que debe interesar a cualquier persona sincera que quiera comprender lo que la Biblia enseña realmente.

Uno de los pasajes que hablan del significado de estos términos lo encontramos en la primera carta del apóstol Pedro. Sin duda fue un gran estudiante de las Escrituras, citó de muchísimos libros de las Escrituras Hebreoarameas cuando redactó sus cartas, por lo que sabemos que las manejaba muy bien.

Cuando escribió sus cartas a los cristianos que vivían en parte de la diáspora, los que estaban esparcidos por las naciones de alrededor, sabía que tenían problemas serios. Estaban atravesando dificultades de muchos tipos, presionados por el entorno, expuestos a las prácticas degradantes de las naciones que no profesaban una fe verdadera en Jesús y Jehová. Y en esas circunstancias Pedro considera que debe hablarles de la importancia de la santidad:

Por lo tanto, preparen su mente para actuar, mantengan por completo su buen juicio y pongan su esperanza en la bondad inmerecida que se les mostrará en la revelación de Jesucristo. Como hijos obedientes, no dejen que los deseos que tenían antes en su ignorancia sigan moldeándolos; más bien, al igual que el Santo que los llamó, sean santos en toda su conducta, porque está escrito: “Tienen que ser santos porque yo soy santo”.

avatar

1 Pedro 1:13-16

Palabras del apóstol Pedro a los cristianos de la diáspora.

Si acudimos a la raíz del término “santo” que utiliza aquí Pedro (y en el resto de la Biblia) nos encontramos con que tanto en hebreo como en griego, ser santo transmite la idea de limpieza y pureza en el ámbito religioso, espiritual, moral, incluso físico. Por lo tanto alguien santo es quien se mantiene apartado de cualquier contaminación religiosa antibíblica, mantiene una moralidad acorde con los principios bíblicos y se esfuerza por imitar la santidad perfecta de Jehová.

Además, como acabamos de leer, Jehová mismo expresa su deseo de que las personas que le sirven de corazón sean santas. Claro, él no espera que seamos perfectos, que imitemos a la perfección su sentido moral y nos mantengamos puramente inmaculados continuamente. Comprende nuestras limitaciones, pero sabe cuándo hacemos todo lo posible por mantenernos alejados de la inmundicia espiritual, de enseñanzas antibíblicas y de prácticas que Dios expresa claramente que odia y que le resultan repugnantes, como el espiritismo.

¿Es posible ser santos en un mundo inmoral, violento y lleno de inmundicia religiosa?

Si, es posible y factible para cualquier persona. Solo necesitamos estudiar muy bien la Biblia para comprender cuál es la personalidad de Dios, qué quiere que hagamos con nuestra vida para ser felices y qué consejos deben guiar nuestra vida. Cuando lo sabemos y lo ponemos en práctica, aunque cometamos errores, tendremos el privilegio de que Dios nos considere santos, con las bendiciones que eso conlleva.

Por Bíblico

Lector de la Biblia, estudiante de la Biblia, investigador de la Biblia. Adopto la Biblia como forma de vida, como guía para mis decisiones, como medio para conocer a mi Creador. Apasionado de la historia, la arqueología y la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *