Versículos bíblicos sobre la fe

Versículos bíblicos sobre la fe

La fe es un tema recurrente en la Biblia, ya que necesitamos fe para comprender la existencia de Dios y confiar en sus promesas. A continuación citamos algunos de los mejores versículos de la Biblia que hablan sobre la fe y nos ayudan a fortalecerla.

En primer lugar, es muy interesante conocer que la propia Biblia define la fe de forma magistral:

Fe es la expectativa segura de las cosas esperadas, la demostración evidente de las realidades aunque no se ven. Porque por medio de ésta se dio testimonio a los hombres de tiempos antiguos..

Hebreos 11:1,2

Versículos que hablan sobre la fe

 

Porque tanto amó Dios al mundo que dio su hijo unigénito para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.

Juan 3:16


Además, sin fe es imposible serle de buen agrado, porque el que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que llega a ser remunerador de los que le buscan solícitamente.

Hebreos 11:6


Ciertamente, si alguno no provee para los que son suyos, y especialmente para los que son miembros de su casa, ha repudiado la fe y es peor que una persona sin fe.

1 Timoteo 5:8


Porque con el corazón se ejerce fe para justicia, pero con la boca se presenta declaración pública para salvación.

Romanos 10:10


Y la oración de fe sanará al indispuesto, y Jehová lo levantará. También, si hubiera cometido pecados, se le perdonará.

Santiago 5:15


Pero pónganse en contra de él, sólidos en la fe, sabiendo que las mismas cosas en cuanto a sufrimientos van realizándose en toda la asociación de sus hermanos en el mundo.

1 Pedro 5:9


Sin embargo, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han puesto fe? ¿Cómo, a su vez, pondrán fe en aquel de quien no han oido? ¿Cómo, a su vez, oirán sin alguien que predique?

Romanos 10:14


Sobre todo, tomen el escudo grande de la fe, con el cual podrán apagar todos los proyectiles encendidos del inicuo.

Efesios 6:16


Jesús le dijo: “Yo soy la resurrección y la vida. El que ejerce fe en mí, aunque muera, llegará a vivir; y todo el que vive y ejerce fe en mí no morirá jamás”.

Juan 11:25


Por fe Noé, habiéndosele dado advertencia divina de cosas todavía no contempladas, mostró temor piadoso y construyó un arca para salvación de su casa; y por esta fe condenó al mundo, y llegó a ser heredero de la justicia que es según fe.

Hebreos 11:7


En verdad, como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

Santiago 2:26


He peleado la excelente pelea, he corrido la carrera hasta terminarla, he observado la fe.

2 Timoteo 4:7

Fe basada en hechos, no en fantasías

Hay quien piensa que la persona que tiene fe padece de credulidad, quizá incluso piense que simplemente alimenta su mente de ilusiones y esperanzas pero que carece de fundamento.

Respecto a ese punto me gustaría recordar Hebreos 11:1, texto que mencionábamos al principio de este artículo, pero que ahora citaré como lo vierte la traducción Dios nos habla hoy (DHH):

Tener fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera; es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos.

Hebreos 11:1 (DHH)

Como podemos observar, la definición que se da aquí de fe no tiene nada que ver con ilusiones ni castillos imaginarios, sino más bien, de una realidad totalmente segura, una convicción sólida de algo que no vemos con los ojos físicos. ¿Pero es esto posible? El aire existe y no lo vemos, pero percibimos sus efectos. Lo mismo nos sucede con la Tierra y todo lo que contiene, son demostraciones evidentes de que alguien inteligente lo ha diseñado. Es fácil pensar que ha surgido de una explosión (nunca vi que de una explosión surgiera orden y diseño, sino caos total) pero ignora la parte en la que toda la naturaleza se rige por leyes asombrosamente precisas y equilibradas, por no hablar de la complejidad de ciertas facetas de la naturaleza.

Tal como dice la propia Biblia: “Toda casa es construida por alguien, pero el que ha construido todas las cosas es DIos” (Hebreos 3:4).

Así que lo animamos a que comience a edificar su fe como si de una casa se tratara. Los ladrillos los encontrará en la Biblia, en sus pasajes y relatos. Léalos y perciba las cualidades que hay detrás de cada escena. Poco a poco, contrastando los datos con la realidad, la historia y la arqueología, su fe crecerá y se convertirá en un edificio fuerte que soportará hasta los embates más feroces:


Por lo tanto, a todo el que oye estos dichos míos y los hace se le asemejará a un varón discreto, que edificó su casa sobre la masa rocosa. Y descendió la lluvia y vinieron las inundaciones y soplaron los vientos y dieron con ímpetu sobre aquella casa, pero no se hundió porque había sido fundada sobre la masa rocosa.

Mateo 7:24,25

Artículos originales de Bíblico.net. Todos los derechos reservdos. Nuestros redactores son investigadores independientes de la Biblia que no pretenden ser categóricos sobre ningún asunto religioso, solo comparten su pasión por La Biblia.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te interesará:

Versículos bíblicos para jóvenes
Versículos bíblicos para jóvenes

Millones de personas acuden a la Biblia en busca de consejo y guía para conducir su vida de la mejor manera y evitar errores que pueden salir caros en el futuro. Por eso La Biblia puede convertirse en la mejor fuente de consejo y sabiduría para los que más guía...

Versículos bíblicos sobre el amor
Versículos bíblicos sobre el amor

La propia bíblica afirma en 1 Juan 4:8 que "Dios es amor". Por eso no es de extrañar que la Biblia hable en muchas ocasiones y de forma muy extensa sobre esta preciosa cualidad. Es posible que nuestro concepto de amor no encaje a la perfección con el concepto de amor...

Versículos de ánimo, aliento y estímulo
Versículos de ánimo, aliento y estímulo

¿Quién no necesita ánimo? Todos, grandes o pequeños necesitamos ánimo a diario. La vida presenta continuamente dificultades que nos desgastan, que ponen a prueba nuestra paciencia, nuestra integridad y a veces incluso nuestro autodominio. Dios es consciente de que...